El Blog

Calendario

<<   Febrero 2010  >>
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28

Categorías

Sindicación

Enlaces

Alojado en
ZoomBlog

FERNANDO LUGO: ESCARAPELA TRICOLOR DE SOJA POR ITAIPÚ

Por parapiti pora - 6 de Febrero, 2010, 19:48, Categoría: General

FERNANDO LUGO: ESCARAPELA TRICOLOR DE SOJA POR ITAIPÚ


Al iniciar su gobierno Fernando Lugo, publicamos este artículo tomando la palabra de que su gestión impulsaría la reforma agraria en el Paraguay. A casi dos años de su victoria electoral, sus colaboradores sólo han intentando embolsar dinero sobrefacturando tierras. Realmente patético.

Los mismos que manifiestan un supuesto nacionalismo casi chauvinista en el tema de Itaipú, critican las reivindicaciones nacionalistas de los campesinos en defensa de colonos brasileños abocados al tráfico de soja transgénica.
monsanto1.
Elvio Benítez, un polémico líder izquierdista del Comité de Producción San Pedro Norte, advirtió que "no nos queda otro camino más que ocupar las haciendas de brasileños porque con el cultivo de soja están deforestando, eliminando bosques naturales y contaminando a las personas con sus plaguicidas". La medida fue anunciada en medio de un clima enrarecido por rumores de secuestros de hacendados, que han causado alarma en la población. Benítez se quejó que el gobierno del obispo Fernando Lugo, pese a todas las promesas "sigue sin dar soluciones a la falta de tierra para miles de compatriotas; mientras, cada día es mayor la presencia de brasileños". Lugo había solicitado a los labriegos un plazo de 100 días, a partir del 15 de agosto, para buscar financiamiento para sus planes de reforma agraria. En un intento desesperado por obtener el dinero, su ministro neoliberal Dionisio Borda amenazó con gravar a los agroexportadores desatando una gran polémica. Curiosamente, la prensa que manifiesta un supuesto nacionalismo casi chauvinista en el tema de la represa de Itaipú, editorializa fuertes críticas a las reivindicaciones nacionalistas de los campesinos en defensa de colonos brasileños abocados al tráfico de soja transgénica.

CAMPESINOS EN PIE DE GUERRA

El departamento de San Pedro, a 340 kilómetros al norte de Asunción, considerado como el terreno más fértil para la agricultura, es el más pobre del Paraguay y la zona donde por diez años ejerció sus funciones clericales el actual presidente Fernando Lugo, ex obispo católico. Cronistas de la prensa mediática informaron que unos 120 labriegos no alineados en las grandes organizaciones de campesinos sin tierra, invadieron dos fincas de 600 hectáreas, impidieron a sus propietarios de origen brasileño comenzar la siembra de soja. "Las propiedades, ubicadas en el distrito de Lima, pertenecen a Pablo Velilla y Felipe Soloshinsky, dedicadas a la producción de la oleaginosa. Los campesinos comenzaron a levantar sus precarios ranchos e inmediatamente plantaron semillas de sésamo y mandioca (yuca)", informaron. El líder del grupo, Florencio Martínez, explicó que con la ocupación comenzaba la recuperación de la soberanía territorial paraguaya y advirtieron a los agropecuarios que se olvidaran definitivamente de la soja. Añadió que en general los invasores son personas muy pobres que formaron una organización independiente de las demás entidades que reivindican la tierra sólo para los paraguayos. Los campesinos amenazan que otras 20 fincas productoras de soja, en manos de colonos brasileños, serán invadidas en los próximos días ante la presunta inacción del gobierno que a pesar de sus líricas declamaciones, demora las expropiaciones y otras medidas de asistencia a los campesinos.

ENTREGUISMO PARA LAS TIERRAS

Muchos brasileños, que compraron tierras destinadas a la reforma agraria a los corruptos gobiernos paraguayos, se dedican en la franja limítrofe entre Paraguay y Brasil al contaminante cultivo de soja transgénica, y advierten al gobierno “hidronacionalista” que no grave sus exportaciones y desarrolle una política agraria antinacional. Vale decir, nacionalismo para las aguas, entreguismo para las tierras. Estos filántropos solo piden, como es sabido, que les dejen “producir riqueza para el país y para las arcas estatales” en la forma altruista en la que lo han venido haciendo, es decir, concentrando tierras, expulsando de sus parcelas a familias campesinas que deben migrar al exterior en busca del sustento y enviando una buena cantidad de intoxicados a los hospitales o al cementerio. Ya en 1912 el traficante de granos Leopold Louis Dreyfus afirmaba que su objetivo era “satisfacer una gran necesidad económica y humana” y no simplemente ganar dinero y hacer crecer a su corporación. Eufemismos parecidos hoy utilizan quienes buscan justificar los principios destructivos del sistema neoliberal; en el que el mercado subordina a los derechos humanos, a la justicia , la democracia, y a la sustentabilidad medioambiental. La soja transgénica, hermana consanguínea del terremoto, coetánea del volcán y el torbellino, una gigantesca fuerza que da forma al mundo, oleada colosal, se infla y avanza sobre el Paraguay. Como una ola de marea, sube y sube. Ya lo dijo Lenin, el cereal es la divisa de las divisas, y la teología neoliberal que en Paraguay ha sentado sus reales con la bendición del obispo Fernando Lugo (que ya ha condenado las invasiones de tierras) y el maestro de ceremonias bacanales Dionisio Borda, nos ha despojado de voz para opinar a quienes no tenemos un dólar invertido en el negocio. Es cierto que las averiadas utopías hoy en día no tienen mucho de qué envanecerse a estas alturas de los acontecimientos, pero el neoliberalismo que hoy asoma en Paraguay, en lugar de crear el edén de libertad prometido lo único que ha hecho es aumentar los muros levantados por el miedo.

Blog alojado en ZoomBlog.com